ansata-major-211Antes del principio, el Creador de todas las cosas, el Hacedor-Arquitecto, el Dios de la Vida, decidió expandirse más allá de sí mismo para hacerse más sabio y más bello; fue entonces cuando emprendió la tarea de crear todo lo conocido y todo lo que aún no conocemos.

Y así fue que estiró su mano hacia el OCCIDENTE, que es la dirección que marca el crecimiento y la fructificación, y de allí tomó AGUA y dijo: -“este es el elemento del que surge la vida, que lava y refresca, que hace crecer y da vitalidad; es el elemento que contiene las formas bellas, la emociones y los sentimientos…” Y asoció el Agua con lo femenino.

Luego estiró su mano hacia el ORIENTE, dirección de la renovación, del conocimiento y la sabiduría, tomó AIRE y dijo: -“este es el elemento del aliento, de la palabra y de la música, de la luz, el color y el perfume; es el elemento que contiene los pensamientos, las ideas y la creatividad; en él está la fuerza de la razón…” Y asoció el Aire con lo masculino.

Más tarde tendió su mano hacia el SUR, dirección de lo nuevo, de los comienzos, del nacimiento, y de allí tomo FUEGO y dijo:- “este es el elemento de la iluminación y el esclarecimiento, de la purificación y de la fuerza de la vida, de la salud; él es el que contiene el poder de la fuerza espiritual, es la energía, la pasión y la acción…” Y vio que el Fuego también era masculino.

Por último, Dios llevó su mano hacia el NORTE, que es la dirección de la madurez, de la cosecha y de las recompensas, y de allí tomó TIERRA y dijo:- “este es el elemento de lo interior, de lo misterioso y lo secreto, de lo que muere para nacer; en ella las formas se han hecho materia, y contiene en sí la belleza del cambio y de lo dinámico como parte de la vida…” Y vio que esto también era femenino. Sigue leyendo

Anuncios