Doy la bienvenida, – como diría un conocido- a mis amigos y enemigos.

Este espacio virtual condensara, crónicas y antologías: mías, de mis amigos, de los que no lo son; de humanos sabios, con vidas dignas de imitar y de necios, que nos enseñen los resultados de una mala decisión. Almacenare recuerdos, sueños, reflexiones y demás elementos sutiles, propensos a desaparecer de mi cerebro.

Dispongo este sitio, para quienes –del mismo modo que yo-, como el aire, anhelamos verdad y conocimiento, y que como espada, queremos sabiduría e inteligencia.

Fe y razón, dogma y ciencia, también serán recibidos aquí y serán tratados con el mismo respeto y por igual; el arte será vuestro anfitrión.

¡Bienvenidos!