…¡VIVA TU NOMBRE!…
…¡VIVA TU REINO Y PODER!…
…¡VIVA TU PRESENCIA!…

Seas Tú bendito y bendecido por tu creación.
Delante de mi estoy; “confronto y enfrento” mi vida. Como es ella en su esencia, con alegrías y problemas.

Es aterradora la manera en la que el mundo muere, es una mortandad horrible…es sucio…es al fin y al cabo el mundo.
Gracias Padre por cuidar a tu pueblo.
Gracias porque nos apartas de los soberbios y
Gracias porque el mal se divide contra si mismo pereciendo por ley.

SEÑOR Y DIOS…
Estamos en dificultad, mas esperamos en Ti.
Cuando tenemos frio… luchamos por no maldecirlo, intentamos alabarte esperando que nos proveas el calor.
Cuando el hambre toca a la puerta NO le abrimos y llenamos nuestro espíritu de valor, Cuando escasea la paz entramos a la guerra de la mano de nuestro Señor.
Siempre seremos contados como ovejas entre lobos pero no somos ovejas de un Pastor cojo.
TÚ te afanas por nosotros y junto a nuestro hombro padeces o gozas.
No importa la situación… Eres Tú nuestro Dios en quien confiamos, Eres Tú nuestro firme galardón.

Deporta, Gran Dios, a los que suplantan el Amor, aparta los buenos frutos de la rebelión y haz una habitación aun más oscura para quienes acometen contra el equilibrio de esta nación. Sean hechos como nada aquellos que se alimentan por causa del dolor… Sean para siempre y eternamente podridos los que buscan su propio beneficio.
Sean consumidos en su ambición y el peso de tu mano sea como el fuego del Sol.
No dejes atrás el castigo… y… a TODOS cuanto lo requieran le venga sin compasión.

Refresca también las almas que sedientas ruegan por tu salvación.

Solo humanos,
solo huesos y carne,
solo un momento tenemos… Enséñanos a vivir…

Hernán Malagón – mayo 2009. Colombia.