el-gran-simbolo-cabalistico-del-zohar

El gran simbolo cabalistico del zohar

 «La ciencia del equilibrio es la clave de toda la ciencia oculta. Las fuerzas desequilibradas perecen en el vacío. Así pasaron los reyes del mundo prístino, los príncipes de los gigantes. Cayeron como árboles sin raíces, y su tumba no existe más. A través del conflicto de las fuerzas desequilibradas, la tierra devastada estaba vacía y amorfa hasta que el Espíritu de Dios formó para sí un sitio en los cielos y redujo la masa de las aguas. Todas las aspiraciones de la Naturaleza dirigiéronse entonces hacia la unidad de la forma, hacia la síntesis viviente de las fuerzas equilibradas; la faz de Dios, coronada de luz, surgió sobre el vasto mar y se reflejó en sus aguas. Sus dos ojos se manifestaron, radiantes de esplendor, lanzando dos rayos de luz que se cruzaron con los del reflejo.

la-cabeza-magica-del-zohar1

La cabeza mágica del Zohar

La frente de Dios y Sus ojos formaron un triángulo en el cielo, y su reflejo formó un segundo triángulo en las aguas. Así fue revelado el número seis, que es el de la creación universal. La síntesis de la palabra, formulada por la figura humana, ascendió lentamente y emergió del agua, como el sol al salir. Al aparecer los ojos, se hizo la luz; al manifestarse la boca, nació la creación de los espíritus y se expresó la palabra. Al revelarse la cabeza entera, se completó el primer día de la creación. Surgieron los hombros, los brazos y el pecho; entonces empezó el trabajo. Con una mano, la Imagen Divina hizo retroceder al mar, mientras con la otra elevó los continentes y las montañas. La Imagen creció cada vez más; apareció el órgano generativo, y todos los seres empezaron a crecer y multiplicarse. La forma se puso de pie en toda su talla, con un pie sobre la tierra y otro sobre las aguas. Se contempló íntegramente en el océano de la creación, respiró sobre su propio reflejo y convocó su semejanza a la vida. Dijo: “Hagamos al hombre”, y así el hombre fue hecho.»

Fuente: el Zohar