«Aquí se cuenta cómo Salomón y Saturno midieron su sabiduría. Saturno le dijo a
Salomón:
-Dime dónde estaba Dios cuando hizo los cielos y la tierra.
-Yo te digo que estaba sobre las alas de los vientos.
-Dime qué palabra salió primero de la boca de Dios.
-Yo te digo que fue: Fiat lux et facta lux.
-Dime por qué el cielo se llama cielo.
-Yo te digo que porque cela todas las cosas que están abajo.
-Dime qué es Dios.

-Yo te digo que es el que tiene todas las cosas en su poder.
-Dime en cuántos días Dios creó todas las criaturas.
-Yo te digo que en seis días creó Dios todas las criaturas. El primer día hizo la luz; el otro, las criaturas que guarda el cielo; el tercero, el mar y la tierra; el cuarto, las estrellas del cielo; y el quinto, los peces y las aves; y el sexto, las bestias y los ganados y Adán, el primer hombre.
-Dime cómo fue hecho el nombre de Adam.
-Yo te digo que con cuatro estrellas.
-Dime cómo se llamaban.
-Yo te digo que Arthox, Duz, Arntholem, Minsymbrie.
-Dime con qué material fue hecho Adán, el primer hombre.
-Yo te digo que con ocho libras.
-Dime de qué.
-Yo te digo que la primera era una libra de polvo y con ella se hizo su carne; la otra era una libra de fuego y por eso la sangre es roja y caliente; la tercera era una libra de viento y así el aliento le fue dado; la cuarta era una libra de nube y con ella se hizo la flaqueza de su ánimo; la quinta era una libra de gracia y así la mente y el pensamiento le fueron dados; la sexta era una libra de flores y por eso hay tantos colores de ojos; la séptima era una libra de rocío y así le fue dado el sudor; la octava era una libra de sal y por eso las lágrimas son saladas.
-Dime los años de Adam cuando fue creado.
-Yo te digo que tenía treinta y cuatro.
-Dime qué estatura tenía.
-Yo te digo que ciento dieciséis pulgadas
-Dime cuántos inviernos habitó Adán en este mundo.
-Yo te digo que vivió novecientos inviernos y treinta inviernos en el trabajo y las aflicciones, y luego fue al infierno, y en ese cruel castigo padeció cinco mil inviernos y doscientos inviernos y veintiocho inviernos.»

Fuente:
Literaturas Germánicas Medievales (1966) Recopilación y análisis de Jorge Luis Borges