SEÑOR DE SEÑORES: Tu gloria se reúne en un mar de adoración; es la voz de tu canción, somos tus hijos, quienes te exaltan, quienes te rinden culto de amor. SEÑOR. Eres nuestra fuerza, Eres la causa de nuestra revolución. Espíritu de poder se Tú la copa que lleve el cáliz de nuestra oración.

Siempre atentos, siempre dispuestos, para entregar en Tu presencia nuestro corazón. SEÑOR. Unidos te reconocemos como nuestro único salvador, un mismo sentir, anhelándote, con el llanto de felicidad que ahoga nuestro aliento en el hálito de tu majestad…FUERTE DE JACOB.

Arrebatamos el reino, elevamos nuestro espíritu queriendo honrar tu imperio, somos tu creación, la máxima en tu universo.

Levántate y mira tu pueblo sediento de justicia, Levanta tu brazo, extiende tu mano y libra tu pueblo de la rebelión que lo esclaviza.

Trae la vida, envía tu luz…llena la tierra con tu energía.

Hernán Enrique Malagón Cortes
Colombia – 2008