sacerdotiza…mío es el éxtasis del espíritu, y mía es también la alegría en la tierra; pues mi ley es amor a todos los seres. 

Mantengan puros sus ideales más altos. Encamínense hacia ellos, no dejen que nada los detenga o los desvíe. Por que yo soy la puerta secreta que abre a la tierra de la juventud eterna, y soy la copa del vino de la vida, y el caldero de la Diosa, que es el recipiente sagrado de la inmortalidad. Soy la Diosa gracia, que da el regalo de la alegría al corazón del hombre. Sobre la tierra, doy el conocimiento del espíritu eterno; y más allá de muerte, doy paz, y la libertad, y los reúno con los que se han ido antes. No exijo sacrificio, vean que yo soy la Madre de toda la vida, y mi amor se vierte sobre la tierra. 

Yo soy la belleza de la Tierra verde, la Luna blanca entre las estrellas, el misterio de las aguas, y el deseo en el corazón del hombre. Toquen sus almas, levántense y vengan a mí. Por que yo soy el alma de la Naturaleza, que da vida al universo. De mí, todas las cosas proceden, y a mí todas las cosas han de volver y ante mi rostro, amado por dioses y hombres, permitan que su ser divino interior, se envuelva en el éxtasis de la eternidad. 

Dejen que se me adore dentro del corazón que se regocija; aprendan que todo acto de amor y placer son mis rituales. Por lo tanto, dejen que haya belleza y fuerza, energía y compasión, honor y humildad, risa y respeto dentro de ustedes. Y aquellos que intentan buscarme, sepan que su búsqueda no les valdrá de nada, a menos que conozcan el misterio: si aquello que buscan no lo encuentran dentro de sí mismos, jamás lo encontrarán afuera. Sepan que siempre he estado con ustedes desde el principio, y según sea su deseo seré su meta al final…

Fuente:
credo wicca