La astrología no pretende, ni tiene derecho a procurar, un conocimiento anticipado de los hechos. Mucha gente piensa que la astrología tiene como propósito el estudio de la ciencia de lo oculto, pero están profundamente equivocados. Lo que denominan ciencia de lo oculto es, en realidad, la ciencia de lo indeterminado, la pretensión gratuita de anticiparse al futuro sin recurrir a ningún tipo de razonamiento, sea casual o deductivo. En este sentido, lo desconocido no es accesible a los astrólogos, ni a los adivinadores y tampoco a los sabios. Es únicamente la labor de Dios. (Boluder, Shambala. Introduccion to islamic Cosmological Doctrines. Ed. Nasr)

El zodiaco es un sistema de fuerzas arquetípicas, ampliamente relacionadas con las estrellas del cielo por la noche. Debe entenderse que las figuras simbólicas y las bestias del Zodiaco no surgieron a partir de la contemplación del cielo, sino que fueron proyectadas en las estrellas por antiguos filósofos que distinguían en el hombre y en la naturaleza las cualidades que se representan en los signos del Zodiaco. El cielo fue un lugar conveniente para fijar estas ideas y contemplar su interacción.

Cuando se intenta comprender el sistema de símbolos, siempre es útil separarlo en las partes que lo componen. El zodiaco es participe de una división doble, de signos que son animales y signos que son humanos. Los signos animales son Aries, Tauro, Cáncer, Leo, Escorpión, Capricornio y Piscis. Los signos humanos son Géminis, Virgo, Libra, Sagitario y Acuario. Los signos animales pueden subdividirse en cuatro bestias superiores, el Carnero, el Toro, el León y la Cabra, y tres criaturas inferiores, el Cangrejo, el Escorpión y el Pez. Los signos humanos se dividen en dos masculinos (sagitario y Acuario), dos femeninos (Virgo y Libra), y uno andrógino (Géminis).

Los signos animales son muy agresivos y sexuales. El carnero, el Toro y la Cabra se encuentran entre las bestias más potentes, simbólicamente hablando. El cangrejo y el escorpión son amenazantes – el Cangrejo posee una pinza y el Escorpión aguijón. El Pez siempre ha sido un símbolo de generación y fecundidad.

Los tres signos de Aire aparecen en la división humana. El Aire, tradicionalmente es el elemento del intelecto y por lo tanto de la humanidad. De las cuatro bestias superiores, dos signos corresponden a Fuego y dos a Tierra – elementos opuestos-. Los signos de Agua aparecen entre las criaturas inferiores, porque el Agua es el elemento de las cosas que se arrastran y permanecen ocultas.

El símbolo del Cangrejo es la pinza, que tiene capacidad de agarrar y es femenino; el símbolo del Escorpión es el aguijón, que se clava y por lo tanto es masculino. Los aspectos masculino y femenino de las criaturas inferiores se reconcilian en el Pez, que es aparentemente andrógino.

En la división de la vida animal existe un equilibrio curioso y sorprendente.

El nivel inferior se presenta como trió –el Pez, criatura completamente acuática; el Cangrejo que vive tanto en el mar como en la tierra; y el Escorpión que habita únicamente en la tierra.

El nivel medio es cuaternario – dos bestias domesticadas, la cabra y el toro (Tierra); y dos bestias salvajes, el león y el carnero (Fuego).

El nivel superior presenta cinco tipos de ocupaciones humanas. El Aguador es un trabajador. La Virgen es una sacerdotisa de los misterios. La Dama de la Balanza representa la ley y el orden social. El Arquero representa la guerra. Los Gemelos se encuentran aún en desarrollo y sugieren la evolución superior de la raza humana, tal como se expresa a través del arte. Estas ocupaciones también se pueden simbolizar por medio de los cinco instrumentos mágicos – Moneda, Copa, Vara, Espada, Lámpara. (Tyson, Donald. El nuevo mago. Ed. Mirach)